En una entrevista de trabajo, la salud de tu boca puede marcar la diferencia

Una sonrisa sana puede sumar puntos a tu favor en una entrevista de trabajo. No te pongas la zancadilla y sigue estos consejos.

Ilustración de una entrevista de trabajo
Una sonrisa sana puede sumar puntos a tu favor en una entrevista de trabajo. Img: Kirstine Rosas en Pixabay

Qué impresión te daría si en una cita, tu acompañante tiene los dientes negros por la caries, o las encías están tan rojas por la gingivitis que su inflamación es difícil de ignorar. ¡Y no olvidemos del mal aliento! Lo mismo sucede en una entrevista de trabajo. Si un aspirante al puesto resulta que viene todo(a) arreglado(a) pero cuando habla su aliento echa para atrás, y su sonrisa muestra dejadez, falta de compromiso e higiene… la imagen que dejarás por muy bueno(a) y preparado(a) que estés, se verá afectada. Habrás reducido tus posibilidades de conseguir ese trabajo, con sólo sonreír.

Para evitar que esto te suceda, te recomendamos:

  • Acudir a una revisión bucal con tu dentista con semanas de antelación. De esta forma, si hay que curar una caries, tendrás tiempo de hacerlo y estar perfecta(o) para la entrevista.
  • Hazte una limpieza bucal. Muchas de las manchas en los dientes del día a día se pueden reducir significativamente con una limpieza bucal profesional.
  • Si aún así te gustaría lucir en tu entrevista unos dientes más blancos, puedes hacerte un blanqueamiento (antes debes tener una revisión bucal con nuestra dentista). Es un tratamiento rápido, que se hace el mismo día.
  • Si eres chica, puedes sacar provecho a tu maquillaje con algunos trucos. Por ejemplo, evita usar tonos naranjas pues hacen que tus dientes se vean más amarillos.
  • Si tienes dientes apiñados, una solución rápida son las carillas. Éstas enmascaran los defectos, pero tiene limitaciones y es importante que sepas que hay que tallar tus dientes sanos. La mejor solución a largo plazo es la ortodoncia: invisible o tradicional.