Implantes dentales

La ausencia de un diente puede causar muchas complicaciones.

Los implantes dentales son básicamente un tornillo que se coloca en el hueso de la mandíbula, y en el que se “enrosca” un diente “nuevo”. Son la solución perfecta cuando se pierde una pieza por enfermedad periodontal por ejemplo, por un golpe, o cuando el diente termina tan destruido por la caries que ya no hay nada que hacer por él más que la extracción.

Implante dental es la mejor solución cuando pierdes un diente
Implante dental es la mejor solución cuando pierdes un diente

Pero dejar el hueco de un diente vacío trae más complicaciones de las que te imaginas. Por ejemplo, los dientes de su alrededor, en busca de su contrario, empieza a buscarlo, lo que incrementa la posibilidad de maloclusión (problemas al morder), movilidad de los dientes, etc.

Es verdad que en algunos casos, se puede solucionar el problema de ausencia de un diente con un puente. Pero esto muchas veces requiere tallar los dientes sanos de al lado, debilitándolos. Los implantes dentales son la solución definitiva y más duradera. Es cierto que pueden ser caros, pero si se considera los meses, esfuerzo y materiales que requiere, y se divide su precio por los años que duran… al final sale a cuenta.

Pide tu diagnóstico gratuito (puede requerir panorámica y TAC que no dependen del doctor y por tanto, tienen un precio aparte) y nuestro cirujano te indicará cuál es la mejor solución para tí.