Atendemos a pacientes con discapacidad

Síndrome de Angelman, Autismo, Rubenstein-Taybi, Síndrome de Down… no importa qué, todos nos merecemos tener una buena salud bucal. Quizás no lo sepas, pero las personas con discapacidad o diversidad funcional pueden ser más susceptibles de sufrir problemas bucales y no siempre reciben la atención médica que necesitan. Esto se debe a que no siempre son las más fáciles de tratar puesto que, en su mayoría no se comunican como estamos acostumbrados (por ejemplo, las personas con autismo usan muchos pictogramas) o son más sensibles a los sabores, ruidos. Puede que necesiten una estructura y una rutina antes de poder ser tratados de esa caries que les molesta, y esto requiere de tiempo, paciencia y mucho tacto.

La doctora Elizabeth Recarte con Yago. Tiene síndrome de Angelman y no saben las carcajadas que suelta cuando viene a desensibilización a la clínica dental
La doctora Elizabeth Recarte con Yago y su hermana en Halloween. El síndrome de Angelman no le impide venir a la clínica dental y reírse a carcajadas mientras le ayudamos a tener una buena salud bucal

No todos los dentistas están dispuesto a ello y prefieren dormir a sus pacientes con discapacidad o diversidad funcional para tartarles. Pero en Dentikids sí estamos dispuestos a esforzarnos para que todas las personas que vengan a nuestra clínica dental puedan disfrutar de una buena salud bucal, tengan autismo, Rubenstein-Taybi, Angelman, huesos de cristal o simplemente miedo al dentista

Una de las cosas que nos diferencia es que en nuestra consulta ofrecemos un servicio de atención odontológica basada en la psicología. Creemos que es muy importante que los niños, al igual que los adultos, entiendan el tratamiento, los instrumentos que se van a usar y que no les tengan miedo. Además, como a todos nuestros pacientes, les ofrecemos un trato cariñoso, cercano, de gran calidad y profesionalidad.

Con nuestra increíble paciente. Tiene autismo pero no saben lo bien que lo hace en la clínica
¡Meta superada por nuestra paciente! Tiene autismo pero no saben lo rápido que está superando su miedo a la consulta.

Entre los servicios que ofrecemos para los pacientes con alguna discapacidad o diversidad funcional está el proceso de adaptación odontológica o desensibilización. La base fundamental para conseguir hacer limpiezas, tratamientos de ortopedia funcional, reparación de caries, etc. Llámanos o escríbenos y te explicamos en qué consiste.

Si quieres conocer algunas experiencias, te invitamos a ver los comentarios que nos dejan nuestros pacientes, o pregúntales a la asociación Aleph-Tea con la que colaboramos todas las semanas justamente en desensibilización o adaptación a la consulta.

Autismo, Síndrome de Down, Angelman, Rubenstein-Taybi… ¿qué son?

En Dentikids estamos convencidos de que todos nos merecemos una buena salud bucal que nos permita disfrutar de la vida. Es por ello que nos hemos esforzados por preparar la clínica para toda persona con alguna dificultad física, que estén en sillas de ruedas, espina bífida que les dificulta al caminar, parálisis cerebral o con diversidad funcional como:

Autismo: el trastorno del espectro autista (TEA) es una condición neurológica y de desarrollo que acompaña a la persona toda su vida. Afecta cómo se comporta, interactúa, comunica y aprende. Incluye lo que se conoce como síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado. Seguro que has visto a Carol Marín y su increíble cruzada por dar a conocer el autismo. Y si no, ponte al día y conoce cómo esta madre coraje consiguió que hasta personalidades como Cristiano Ronaldo le escucharan.

Síndrome de Down: es la principal causa de discapacidad intelectual y la alteración genética humana más común que se produce por la presencia de un cromosoma extra (el cromosoma es la estructura que contiene el ADN) o una parte de él. Se caracteriza por la presencia de un grado variable de discapacidad cognitiva y unos rasgos físicos peculiares que le dan un aspecto reconocible.

Sindrome Rubinstein–Taybi: es una enfermedad genética que se caracteriza por pulgares y dedos de los pies gruesos, baja estatura, rasgos faciales característicos y grados variables de discapacidad intelectual.

Síndrome de Angelman: es un trastorno genético que supone problemas en el desarrollo, así como neurológicos y, a veces, convulsiones. Las personas con síndrome de Angelman suelen sonreír y reír con frecuencia, y tienen una personalidad feliz y excitable. Si quieres saber más, te recomendamos seguir a La Luz de Yago, en Facebook, uno de nuestros pacientes y una de las madres coraje más increíbles a la que tenemos el gusto de contar entre nuestros amigos.

¿Qué problemas suelen tener las personas con Autismo?

El términos generales los problemas bucales que sufre una persona con autismo no son muy diferentes de los demás, pero sí es verdad que tienen una mayor tendencia a: caries, dientes apiñados, se observa una higiene bucal pobre, autolesiones, tendencia a sufrir de bruxismo, consecuencias de determinada medicación…

 ¿Qué problemas suelen tener las personas con Síndrome de Down?

Son muchos y depende de muchos factores. Pero en términos generales, los dientes de las personas con Síndrome de Down pueden salir tarde, a veces suelen ser dientes pequeños, o les falta alguna pieza. Suelen tener tendencia a dientes apiñados, enfermedad de las encías y por supuesto, caries…

 ¿Qué problemas suelen tener las personas con Rubinstein–Taybi?

Depende de cada persona, edad y otros factores, pero entre los problemas comunes podemos encontrar perseverancia de los dientes infantiles, tendencia a las caries, higiene bucal pobre, maloclusión, dientes apiñados…

¿Cómo atienden a los niños con alguna discapacidad intelectual?

Nuestras principales herramientas son la paciencia, el tacto y la psicología. Nuestro objetivo es que cualquier paciente, no sólo los que tienen alguna discapacidad, se sientan cómodos en la consulta y quieran venir a tratarse. Pero con los pacientes con Síndrome de Down,Rubinstein-Taybi o Autismo, además contamos con los conocimientos y experiencia para saber qué les incomoda, cómo comunicarnos con ellos, cuando darles el espacio que necesitan…

Te sorprenderá ver cómo los niños vienen felices a nuestra clínica, y cómo los adultos se sienten agradecidos por el trato.