¿Vuelta al cole con caries?

¿Vuelta al cole con caries?

En la vuelta al cole evita las caries
Una caries sin curar es una bola de nieve cuesta abajo: se volverá peor con el tiempo

Es curioso, pero nunca falla. Con el fin de las vacaciones y la vuelta al cole, siempre nos encontramos con una avalancha de caries en los niños. Ya sea porque en vacaciones tendemos a desatender nuestra higiene bucal, porque incrementamos el azúcar que ingerimos en nuestra dieta o aumentamos la frecuencia con la que nos alimentamos… Cualquiera sea la razón, pide cita con tu odontopediatra.

Los problemas bucales lamentablemente son como una bola de nieve montaña abajo. Mientras más tiempo pase, más grande se hace. Por aquí puedes encontrar tips sobre cómo preparar la primera visita al dentista.

Caries interdentales, las más traicioneras en la vuelta al cole

Uno de los casos más comunes son las temidas caries interdentales. Que son especialistas en dejarse ver con la vuelta al cole como unas caries que incluso llegan a afectar dos dientes a la vez. Caries que se forman entre los dientes y que son muy difíciles de ver hasta que ya es tarde. ¿Por qué?, te preguntarás. Muy sencillo: no se ven a simple vista. Tendríamos que irradiar diente por diente a tu hijo en cada visita para verificar si hay alguna posible caries. Es decir, habría que irradiarlo en torno a una veintena de veces, dependiendo su edad, en una sola cita.

Tanta irradiación no es buena para la salud de los niños, además de que sería inasumible económicamente para sus padres. Es por ello que revisiones rutinarias con nuestra dentista, una buena higiene bucal en casa tres veces al día, y unos buenos hábitos alimenticios son las mejores herramientas que tenemos.

Porque además, no son sólo los dientes los que pueden sufrir. Las encías también lo hacen. Durante el verano pueden crearse bolsillos periodontales donde se deposite los restos de comida. Esto genera inflamación, rojez, sangrado, malestar… Nuestra dentista de niños, Elizabeth Recarte, presta mucha atención a estos detalles porque las encías son el soporte de los dientes. Y un problema de encía que genere malestar en un niño, le puede llevar a que no se quiera lavar los dientes. Grave error, y paso previo para problemas más graves en su boquita.

Otro de los casos más comunes que vemos al regreso de las vacaciones de verano son las complicaciones en dientes con esmalte debilitado. Por ejemplo, con hipoplasias. Suelen ser manchas blancas e incluso naranjas (una de las más graves) que tienden a ser más susceptibles de sufrir caries o fracturas. En este otro artículo te explicamos todos sobre las manchas dentales.

Cualquiera sea el caso, incluso si tu hijo aparentemente no tienen ningún problema, lo cierto es que una revisión a tiempo es lo mejor. Te invitamos a visitar nuestro Instagram y así descubras por qué nuestra clínica dental es otra forma de hacer odontología.

¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *