Y si no son de huesos, ¿de qué están hechos los dientes?

Mientras más profunda la caries más cuesta repararla

Si tu hijo un día te pregunta para la tarea de mañana si los dientes están formados de hueso, ¿tú qué le contestarías? Un simple “no” te puede parecer la respuesta más obvia, pero si la tuvieses que argumentar… ahí empiezan los problemas:

Puede que no lo sepas, pero…

– A los dientes definitivos se les llamaba años atrás “dientes de huesos” por su color.
– Los dientes están compuestos en gran parte por un mineral llamado hidroxilapatita (una forma de calcio por decirlo así)… los huesos también.
– Tanto los dientes como los huesos son estructuras biológicas duras.

Entonces, ¿los dientes son de hueso?

La respuesta sigue siendo no, y te decimos por qué.

La clave está en los tejidos que los conforman: esmalte, dentina, cemento (no, no el de construcción) y pulpa.

Esmalte dental

El esmalte es la cubierta blanca del diente, lo más visible y la parte más dura de nuestro cuerpo. Alrededor del 96% de esmalte está compuesto por hidroxiapatita, mineral que también cubre hasta el 50% del hueso. El otro 4% es agua y material orgánico. El esmalte es lo suficientemente fuerte como para soportar la tensión de morder, masticar y moler. Pero, curiosamente, esa misma característica le hace frágil y susceptible al agrietamiento y al astillamiento.

Dentina

La dentina, la parte amarillenta del diente, constituye la mayor parte del mismo y es el que le da color al diente. Es similar al hueso, pero de mayor dureza. El 70% está compuesta por minerales (hidroxiapatita y fosfato de calcio), 20% de materiales orgánicos (principalmente proteínas) y 10% de agua que actúa como un soporte para el esmalte. Y aunque es menos frágil que el esmalte al ser más blanda, esto también le hace más propensa a la caries.

Cemento dental

El cemento es una sustancia amarillenta que cubre la raíz de un diente. Y aunque hidroxiapatita es su principal mineral (45% aproximadamente), es más blando que el esmalte y la dentina. Las proteínas, principalmente colágeno (la proteína más abundante en los seres humanos), cubren el 33%, y el 22% restante es agua. Y por si no lo sabías, como el propio cemento en la construcción, la función del cemento dental es la de ayudar a anclar el diente a la mandíbula, asegurando la estabilidad del mismo.

Pulpa dental

El corazón del diente, donde está el “nervio”. Su papel principal es formar la dentina a través de las células biológicas en su superficie externa llamada odontoblastos. Está compuesta por vasos sanguíneos y nervios, lo que hace que sea tan doloroso una caries en esta zona (descubre cuánto cuesta un empaste).

En conclusión, los dientes no están hechos de huesos pero comparten ciertas similitudes en su composición química. Y mientras que los huesos se pueden regenerar, los dientes no. Pero eso ya es un cuento para otro post 🙂

Fuente composición química: ehowenespanol.com.

¿Se puede evitar la ortodoncia?


¡Compártelo!