¿Cómo cuidar un piercing en la boca?

Los piercings son perforaciones que necesitan cuidados especiales

Con más de 4.000 años de historia, los piercings son más que una moda. En lo que atañe a la salud bucal, existen piercings en la lengua, en el labio superior e inferior, perforaciones en el moflete, incluso incrustaciones en los propios dientes. Independientemente de cuál se trate, estos son los cuidados básicos que debes tener para evitar un piercing infectado:

1.- Los piercings requieren instrumental médico como agujas y escalpelos que, si no son estériles o manejados con cuidados, te pueden causar graves daños como infecciones, contagiarte alguna enfermedad o dañarte algún músculo, nervio, etc. Por eso, el primer cudiado es: asegúrate de que el centro al que acudes es oficial y ofrece todas las garantías sanitarias.

2.- La boca es un lugar repleto de bacterias, por lo que tener una herida en la lengua conlleva riesgo de infecciones. Debes mejorar tu higiene bucal, acudir al dentista y usar colutorios para mantener las bacterias a raya.

3.- En las próximas 48 horas después de hacerte el piercing, sigue una dieta blanda, alimentos de fácil digestión como sopas o purés. Y por nada ingieras alimentos ácidos.

4.- Presta atención a la evolución del piercing. Si ves señales de inflamación, por ejemplo enrojecimiento, hinchazón severa, fiebre, incluso pus y pinchazos persistentes en la zona, acude a tu médico.

La boca está llena de bacterias.

Lo que nunca debes hacer cuando te pones un piercing

1.- Nunca, jamás te lo hagas tú mismo o permitas que alguien no profesional te lo haga.

2.- Evita tomar aspirinas si tienes dolor después de haberte practicado el piercing, la aspirina predispone a las hemorragias.

3.- Por ninguna circunstacia debes fumar.

4.- No bebas alcohol. Te irritará la zona cuando está en medio del proceso de cicatrización. Evita también los enjuagues bucales con alcohol (los más comunes).

5.- No te toques la herida. La puedes contaminar y la irritarás ralentizado el proceso de curación.

6.- Evita los piercing de baja calidad, la mejor opción son las joyas de acero inoxidable quirúrgico.