¿No es más fácil sacar el diente de leche picado y ya?

odontopediatra clínica dental Dentikids

La semana pasada, en nuestro último sábado antes de vacaciones, hablábamos con un padre sobre el mejor tratamiento para su hija. La pobre, como le pasó a él de pequeño, ha tenido malas experiencias en el dentista. Es por ello que, para evitarle dolor, estaba convencido de que la forma más fácil de curar una caries profunda es la extracción del diente de leche.

Pero he aquí el problema. La idea de que la solución más práctica de un diente cariado es la exodoncia del diente temporal; esconde grandes riesgos. Al padre le explicamos lo siguiente:

Un diente de leche es muy importante

  1. Ayuda al desarrollo de la mandíbula de tu hija.
  2. Guarda el espacio al diente definitivo.
  3. Proporciona nutrientes al diente definitivo que se está formando.

¿Y qué pasa cuando los dientes definitivos sales detrás del de leche?. Esa es otra historia y aquí resolvemos la duda sobre los dientes de tiburón.

La extracción de un diente de leche requiere un aparato dental

Son muchos los padres que creen que la extracción temprana de un diente de leche no tiene consecuencias. Que es incluso algo bueno porque supone la desaparición de las molestias que sufre tu hijo. Pero debes saber que es una mejora a corto plazo. La extracción prematura de un diente de leche trae consecuencias a largo plazo:

  • Ante la existencia de un hueco cercano, los dientes de su alrededor se mueven causando apiñamientos, bruxismo y desgastes innecesarios al morder raro…
  • Pero sobre todo, sacar un diente de leche y no hacer nada más hará que se forme hueso en el hueco donde antes estaba el diente temporal, dificultando la salida del definitivo e incluso ocasionando que éste nunca salga y se enquiste en el hueso. Entonces se requerirán otros tratamientos como la ortodoncia o incluso la cirugía para hacerle salir.

Entonces, ¿es buena idea sacar un diente de leche cariado?

Hay algunos casos como cuando el diente está muy destruido, o tiene una hipoplasia demasiado grave que hace que el diente se desmorone como un castillo de arena, en donde la extracción de un diente de leche es necesario. Pero en la mayoría de las ocasiones, acompañado por un mantenedor de espacio para evitar los riesgos mencionados antes. Eso sí, este aparato que es muy pequeño, no está exento de posibles problemas:

Tenemos pacientes con este aparato dental que, debido a su tipo de mordida, hace que se le suelte cada quince días o así. Por lo que deben volver a la consulta para colocarlo o el espacio se estrechará y la formación de hueso continuará.

Con otros pacientes la dificultad está en la higiene, lo que aumenta el riesgo de sufrir caries en los dientes vecinos.

¿Es la pulpectomía o pulpomtomía una opción viable?

Este es el tratamiento que más recomendamos en estos casos, siempre y cuando el caso lo permita. La pulpectomía consiste en rehabilitar el diente desde su interior eliminado el nervio muerto (ojo, no es lo mismo que la pulpotomía). Las razones pueden ser varias, desde una caries profunda hasta un mal golpe.

La ventaja de la pulpectomía frente a la extracción del diente está en lo siguiente:

  • Con la pulpectomía / pulpotomía, el diente de leche seguirá haciendo su trabajo. Es decir, mantendrá el espacio para el diente definitivo, pero de un manera natural, y servirá de guía al definitivo.
  • El niño no tendrá molestias pues el diente es el suyo propio, no un aparato externo.
  • Pero sobre todo, la principal ventaja de la pulpectomía o pulpotomía es que se acelera el recambio de los dientes. Una vez se hace este tratamiento, el cerebro interpreta que ese diente de leche en particular está en muy malas condiciones y acelera el desarrollo del diente definitivo. Por lo que, es muy normal que en un plazo de quizás un año, en vez de más (según la edad del niño), el diente definitivo haga acto de presencia.

Una vez le explicamos estas diferencias al papá de nuestra paciente, claramente se decantó por la pulpectomía. Un tratamiento que en el caso de su hija era posible y recomendable realizar. Ahora, ¿qué hicimos para que superara su mala experiencia en el dentista? Eso te lo contamos en otro post ;-). Sólo adelantarte que incluso en su primera visita, la niña le recordó a la doctora que se le olvidó quitarle una cosita de los dientes y, tomándola de la mano, la llevó de nuevo a la consulta.

¡Compártelo!