Fortalece la salud bucal de tu hijo con estos alimentos

Algunos alimentos como el pan, tienen un gran beneficio en el crecimiento de tus hijos y su salud bucal.

Puede que te suenen estos alimentos en tu dieta, pero hay algunos de sus beneficios para tu salud bucal que probablemente no conocías… hasta ahora.

Empecemos por nuestro amigo el pan duro. Esta barra de harina, cualquier harina, tiene un superpoder. Resulta que, debido al trabajo que requiere comerlo, ayuda al buen desarrollo de la mandíbula de tus hijos. Así como lo escuchas. Aunque no lo creas, tanto pan de molde está haciendo que la boca de tu peque se quede pequeña, lo que lleva a desarrollar problemas bucales como apiñamientos, mayor incidencia de caries por dificultades en la higiene, maloclusión (problemas al morder), etc. Si tu hijo ya sufre algo de esto, no te preocupes, existe solución.

Pasamos a otro de nuestros favoritos: la manzana. Ya lo dice la sabiduría popular con su refrán:

El pan duro ayuda al desarrollo bucal de tu hijo

¡Qué gran verdad! Hemos escuchado a muchos padres que en los colegios no dejan que los niños se cepillen los dientes después de la comida. Algo que no es bueno, pues la boca se queda llena de restos de comida por mucho tiempo y eso es una fiesta para las bacterias que causan la caries.

Sin embargo, si añades una manzana como postre en el almuerzo de tus hijos, ésta puede ayudar. Resulta que la manzana equilibra el PH de la saliva en la boca, algo que no les gusta a las bacterias de la caries, disminuyendo el desarrollo de la placa bacteriana. Además, si se la das entera y los niños la comen a bocados, estarán desarrollando su mandíbula como sucede con el pan duro.

Ese mismo objetivo de equilibrar el PH de la saliva lo conseguimos con nuestro siguiente alimento. Bueno, es un líquido pero es tremendamente necesario que lo incluyamos en nuestra dieta: el agua. Si tus hijos no se pueden cepillar los dientes en el cole después de comer, que tomen un poco de agua y se enjuaguen la boca. Esto ayudará a quitar parte de los restos de comida y equilibrará un poco el PH de la boca.

Además, el agua ayuda a hidratarnos. Algo muy importante si tienes en cuenta que el cuerpo humano está compuesto en un 60% más o menos de este preciado líquido (descubre por qué es tan importante la saliva)

“una manzana al día mantiene alejado al dentista”

Seguimos nuestro recorrido por los alimentos beneficiosos para tu sonrisa y salud bucal con el yogur (sin azúcar y natural). Este semilíquido blanco está llenos de probióticos, que son bacterias beneficiosas para nuestro cuerpo. Incluidas las que ayudan a mantener en jaque a las bacterias que causan la caries. Pon un yogur en tu dieta y la de tu familia, y estarás alimentando a los soldados que protegen tu boca. Pero ojo con el azúcar, mejor natural.

Nos vestimos de verde y hacemos una visita al mundo de las verduras. Por ejemplo, espinacas, acelgas, brócoli, alcachofas… Son una importante fuente de calcio. Uno de los principales compuestos químicos de nuestros dientes y huesos. Pero para que nuestro cuerpo pueda absorber ese calcio tan necesario, es importante tener unos buenos niveles de vitamina D.

Y con esta letra damos paso a una de las principales fuentes de esta vitamina: el huevo. No sólo son ricos en vitamina D, proteínas y una fuente muy útil de yodo (ayuda al equilibrio hormonal). Sino que los científicos han descubierto que es muy bueno para el desarrollo del cerebro del bebé durante el embarazo. Eso sí, todo con moderación.

Pincha en la foto y descúbrenos en Instagram

Para seguir una dieta equilibrada, te recomendamos acudir a un nutricionista colegiado. Para tener una salud bucal inmejorable, te recomendamos visitarnos por lo menos una vez cada seis meses si tienes una buena salud bucal. En el caso de los niños, siempre invitamos a los padres a visitarnos incluso cuando son bebés. ¿Por qué? Porque te podrás beneficiar de un montón de tips y recomendaciones para que tu bebé desarrolle una boca perfecta y no tenga malos hábitos. Además, mientras antes se detecten los problemas, antes y más rápido se podrán solucionar (por ejemplo, con los bebés prematuros).

¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *