¿Por qué tengo dientes salidos?

¿Por qué tengo dientes salidos?

Para la respiración, la digestión, el lenguaje… la lengua es un órgano muscular de gran importancia para nuestro día a día. Pero también puede ser un enemigo para nuestras sonrisas y generar problemas como dientes salidos. Te explicamos por qué se producen y cómo evitarlo.

¿Sabías que tu lengua tiene que descansar con la punta pegada al paladar, en la parte rugosa del mismo? No sabes cuántos pacientes tenemos que, sin saberlo, mantienen su lengua pegada a los dientes, flotando en la parte baja de la boca. ¿Qué por qué es mala idea? Sencillo, la lengua es un músculo y tiende a empujar los dientes cada vez que tragas, por ejemplo, deformando poco a poco tu mordida. Es decir, empujando los dientes hacia afuera como te mostramos en la imagen de abajo.

Caso real: una paciente de nuestra clínica dental en Madrid Dentikids con deglución atípica y que la ortodoncia ha conseguido arreglar.

Ten en cuenta que a lo largo del día podemos llegar a tragar saliva entre 600 y 1000 veces, sin contar con los movimientos que tenemos que hacer al masticar y tragar la comida. Si colocamos la punta de nuestra lengua detrás de los incisivos y generamos presión al tragar saliva, tarde o temprano los dientes y el hueso que los sujeta terminan por ceder. Poco a poco, como una gota que erosiona una roca y la rompe.

No sólo eso, una lengua ociosa en la parte de abajo de la boca o apoyada en los dientes frontales; pierde tonicidad. Es decir, pierde fuerza dificultando la pronunciación de algunas sílabas que requieren su participación. Esto sin olvidar que cuando son niños los que dejan su lengua en una mala posición, ésto les genera todavía más problemas:

  • Crecimiento anormal en las arcadas bucales.
  • Maloclusión, es decir, una mordida que no encaja y genera desgastes innecesarios en los dientes, por ejemplo.
  • Apiñamientos dentales.
  • Problemas en el desarrollo de la cara.
  • Deglución atípica o inmadura.
  • Dificultades al pronunciar ciertas palabaras.

¿Por qué mis dientes son salidos?

La causa detrás de tus mordida abierta puede estar desde una lengua rebelde como hemos estado hablando, hasta una falta de crecimiento de tus maxilares, o algo tan tierno como puede ser el uso del chupete.

Como vez, para responder a esta pregunta es necesario que nuestra dentista te haga una valoración bucal. Mejor aún si es además ortodoncista, como nuestra doctora de niños. De esta forma, si tu problema es por un hábito lingual y eres adulto, te puede ayudar a corregirlo mediate un aparato específico de conducta bucal u ortodoncia que además te ayude a alinear de nuevo tus dientes. Si es tu hijo al que le vez los paletos cada vez más hacia afuera y con un espacio destacable con sus vecinos de la arcada inferior, entonces podemos estar hablando de una deglución atípica, mala posición en reposo de la lengua pero sobre todo, el uso del chupete en edades que no es recommendable (¿a qué edad le debo quitar el chupete a mi bebé?). En cualquier caso, nuestra dentista te puede recomendar también que acudas a un(a) logopeda, para que te ayude a recuperar la tonicidad de la lengua y dejar atrás este mal hábito.

Otras razones detrás de unos dientes salidos, es decir, hacia afuera de la boca, pueden ser: dientes supernumerarios, apiñamientos, ausencia de algún diente, etc.

Lo importante en cualquier caso es que hay solución. Y como todo hábito, la deglución atípica y una mala posición lingual se pueden corregir. Puede suponer un poco de trabajo pues es algo que hacemos de forma inconsciente, pero no tienes por qué hacerlo solo. Te tomará tiempo corregirlo, pero el esfuerzo vale la pena para evitar todos los problemas que una lengua rebelde te puede ocasionar.

Descubre nuestra forma de trabajar en Instagram y pídenos una cita. Atendemos desde bebés hasta a los abuelos de la casa.

Descubre nuestra forma de trabajar en Instagram.

¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *