Una revisión del dentista al año te puede evitar grandes problemas

Lo bueno de las revisiones dentales es que puedes evitar que pequeñas cosas, como una mancha dental o un pequeño sangrado de tus encías, se pueda convertir en algo más grave como una caries profunda o periodontitis (enfermedad en las encías).

La recomendación es acudir al dentista por lo menos una vez al año, y hacerte una limpieza profesional. Mientras tanto, hay tres importantes señales que te alertan de que debes acudir a tu dentista:

1.- Tus encías sangran
Puede tener diversas causas. Desde que se haya quedado comida en la bolsa entre los dientes y la encía, hasta el hecho de que hayas dejado de fumar recientemente y la enfermedad periodontal que escondía la nicotina empiece a mostrar su verdadero rostro.

¿Por qué me sangran las encías si he dejado de fumar?

Para solucionarlo lo primero que necesitas es que nuestra dentista diagnostique la causa del sangrado de las encías. Probablemente te recomendará una limpieza, o un curetaje si observa que tienes sarro en la bolsa de las encías.

2.- De repente tienes una mancha en una muela
Puede ser pigmentación por un alimento, o el inicio de una caries. La clave está en ver si a la mancha le acompaña un agujero, y eso sólo lo puede determinar un dentista.

Claro que las manchas son de mucho tipos, y puede que sólo se deba al café que tomas cada mañana. Las soluciones pasan desde una limpieza, a un blanqueamiento, etc.

Manchas blancas en los dientes de los niños

3.- Empiezas a tener dolor
Claramente algo anda mal cuando tienes dolor. Puede que una caries haya llegado al nervio de tu diente, por lo que necesitarías una endodoncia. O puede que tengas un fractura o sobrecarga debido a una maloclusión (que se soluciona con la ortodoncia) o bruxismo (por lo que puedes necesitar una férula de descarga).

Endodoncia: cuando la caries es demasiado profunda

¡Compártelo!