¿Te imaginas? Estás en la playa, disfrutando de tus vacaciones con una bebida refrescante cuando de repente, ese bracket que ya te parecía estaba raro se termina de caer y el arco queda suelto. ¡Noooo! O peor, acabas de llegar a tu destino soñado para vacacionar, te sitúas y cuando vas a aprovechar el tiempo para avanzar con tu ortodoncia removible o invisible… pan pan pan paaaaannnn! Te das cuenta que se te han perdido las placas de ortodoncia. ¡Pesadilla en el paraíso!

No pierdas los nervios. Ya sea que lleves brackets tradicionales, estéticos, ortodoncia invisible, ortodoncia removible… estas cosas pasan. Y te contamos cuáles pueden ser sus consecuencias y qué puedes hacer.

Descubre tu sonrisa con la mejor ortodoncia

¿Cuál es el mejor tratamiento para tí?

¿Qué hago si se me cae un bracket?

Guárdalo, revisa si te molesta el arco y contacta a tu dentista. Lo ideal es que no pase más de cinco días desde que se te despegó el bracket. Si no puedes acudir a tu ortodoncista, pregúntale qué puedes hacer. Probablemente necesites acudir a un dentista cercano para que te lo apañe. Pero en cualquier caso, ¡no cortes el alambre! El arco une a los brackets y está especialmente colocado para que desarrollen las fuerzas necesarias para enderezar tus dientes. Si tomas decisiones por tu cuenta, puedes perjudicar tu mordida.

Perdí la placas de la ortodoncia removible o invisible

Este es un problema importante y con consecuencias que pueden afectar a tu bolsillo. La ortodoncia invisible y removible son dos técnicas que usan placas con o sin brackets para arreglar los dientes. El paciente debe ser muy constante para conseguir los resultados en el tiempo estimado, ya que depende de él/ella la mayor parte del éxito del tratamiento. Después de todo, son ellos los que deciden cuándo cumplir con las horas pautadas por el ortodoncista.

Por tanto, si se te olvidaron las placas o las perdiste, es muy probable que se retroceda en el tratamiento, e incluso que se tengan que hacer nuevas placas porque tus dientes probablemente vuelvan a su estado original si no se siguen utilizando las placas. Esto supone un coste extra en aquellos tratamientos cuyos presupuestos no incluyen las adaptaciones.

Creo que me he tragado un bracket…

Si este es tu caso, o al menos crees que podría ser, no pierdas la calma. Acude al médico y explícales lo que ha sucedido. Por lo general no tiene que pasar nada, pero un cuerpo extraño en el organismo nunca es motivo de alegría. No lo dejes pasar… incluso aunque estés de vacaciones.

¿Cómo cuidar tu ortodoncia en vacaciones?

– No comas frutos secos, ni mastiques hielo, olvídate de los chicles o las golosinas pegajosas mientras tengas los brackets.

– No dejes las placas de tu ortodoncia en la ventana, baños públicos, ni en sitios con mucho calor. Podrías perderlas o, pueden que se dañen con el calor.

– Incrementa tu higiene, sobre todo si tienes brackets. Incluye en tu kit de higiene bucal un cepillo interdental, son geniales para evitar que quede comida alrededor de los brackets.

Oferta de verano: Ortodoncia invisible removible

¡Compártelo!