Foto: MAKY.OREL, CC-BY-SA-3.0, vía Wikimedia Commons

Lo sabemos. Venir al dentista no es algo del todo divertido. Sin embargo, es muy saludable para tí y tu familia… y puede ser muy útil también.

En otro psot te comentábamos algunas de las razones por las que mantener una buena higiene bucal, con la ayuda de tu dentista, es imprescindible para evitar males mayores. Hoy te comentaremos cómo puedes sacar el máximo provecho a tu visita al dentista. ¡Vamos allá!

No tengas miedo a preguntar: si vas a empazar un nuevo tratamiento, como una ortodoncia o implantes, es muy recomendable que nos hagas todas esas preguntas que puedas tener. En internet hay mucha información, pero a veces contradictoria. Escribe tus preguntas y dudas, y cuando nos visites, como siempre nos reuniremos contigo para explicarte con lujo de detalles el tratemiento y contestar cualquier pregunta.

Haz una lista con las medicinas que tomas: esto es muy útil y puede ahorrar tiempo durante tu visita al dentista. Además, es muy importante que nos indiques los medicamentos que sueles utilizar. Esto se debe a que, por ejemplo, algunos medicamentos para las alergias, presión arterial o la depresión pueden causar resequedad en la boca. Esto aumenta el riesgo de caries y problemas de las encías (¿quieres saber por qué es tan importante la saliva?).

Mantén actualizado a tu dentista sobre tu salud: como sabes, siempre que vienes a la consulta, nuestros dentistas sacan una ficha donde nos indican si eres alérgico a algo, las medicinas que tomas, los tratamientos que te estamos haciendo, etc. Tu puedes ayudarnos a ofrecerte el mejor tratamiento informándonos de cualquier cambio en lo que se refiere a tu salud. Por ejemplo, la diabetes puede afectar la salud de las encías y los dientes. Asimismo, la sequedad de la boca o el mal aliento pueden ser causados por diversos males, como problemas con el corazón o la presión alta.

¡Compártelo!