dientes torcidos niños

Actualmente existen diversos aparatos dentales que pueden ayudar a tu hijo a mejorar su boca. Sobre todo si tu hijo(a) tiene una mala mordida, o un diente de leche se le caiga antes de que el definitivo salga, o tenga la boca muy pequeña para los dientes que vienen.

Hay distintos tipos de aparatos con diversas funcionalidades: disyuntores, mantenedor de espacio, aparato fijo o removible… El éxito de estos tratamientos dependen de muchos factores, pero algunas cosas son básicas:

Presta atención a lo que te indique tu dentista. Algunas veces te va a pedir que hagas algunas adaptaciones al aparato cada cierto tiempo para que el tratamiento avance. Y no te quedes con preguntas o dudas. Contacta a tu dentista si la tienes.

Constancia, constancia: sobre todo en el caso de un aparato removible, la constancia de tu hijo(a) en colocárselo y hacer los ejercicios que le manda la ortodoncista son clave.

Acude a los controles: normalmente deberás acudir mensualmente con tu hijo(a) para que la ortodoncista haga los ajustes necesarios para que el tratamiento continúe, y valorará los avances conseguidos.

¡El aparato se cae! No te preocupes, suele pasar, sobre todo al principio. El aparato ejerce una importante fuerza sobre la boca para alcanzar el objetivo planteado. Y si además, tu hijo(a) juega o muerde el aparato (algo que no debería hacer), eso lo debilita y lo hace más vulnerable a que se caiga o se rompa.

Y recuerda, la ortopedia dental podría evitar problemas de salud (apiñamiento de dientes, mala mordida, bruxismo…), incluso tratamientos más costosos en el futuro.

¿Quieres saber más?

¿Cuándo debo retirar el chupete a mi hijo(a)?

Ortodoncia: todo lo que debes saber

Tus dientes pueden influir en tu felicidad